lunes, 20 de septiembre de 2010

Discografía: Music

Discografía: Music
"Supongo que tendré que compartir difusión en las radios con Britney Spears y Christina Aguilera. ¿Qué puedo hacer?"
- Madonna
madonna portada cover music 2000
Cuando llegó el año 2000, Madonna había sido un ídolo reconocido y confirmado durante casi dos décadas. En el universo del estrellato pop, lo había hecho todo.

En los albores del siglo XXI, parecía que Madonna como estrella del pop, lo había hecho todo como una de las interpretes más controvertidas y a la vez más emuladas en toda la historia del espectáculo. Después de dar prueba de sus aptitudes en casi todas las disciplinas que abordó, en realidad sólo quedaba un objetivo al que una estrella pop que se preciara podía aspirar ahora: sacar otro disco de éxito.

En los últimos años, los colegas de Madonna, Michael Jackson, Prince y Janet Jackson también habían visto bajar las ventas de sus discos, que distaban mucho de las cifras que alcanzaron en sus días de juventud.

A finales de los noventa y ya entrado el año 2000, Madonna, los artistas mencionados, la industria musical en general y de hecho toda la música pop contemporánea habían sido desbancados por lo que probablemente sería una moda pasajera, marcada por las ''boy bands'' y artistas femeninas adolescentes que mascaban chicle, cuya primera línea de ataque estaba formada por los Backstreet Boys, N'Sync, Britney Spears y Christina Aguilera, todos ellos millonarios en ventas.

Con todo, no puede decirse que Madonna se hubiese estancado a principios del nuevo año. Ray Of Light había vendido millones de copias en todo el mundo, y el proyecto había sido aclamado por su valentía y su frescura. No obstante, algunos de los críticos de Madonna consideraban Ray Of Light como otra estrategia calculada por parte de la artista para explotar la música electrónica inspirada en raves, que era básicamente desconocida para el gran público hasta que la adoptó Madonna.

Un día, mientras escuchaba las distintas maquetas y otro material musical que entraba a diario en las oficinas de Maverick Records, procedentes de compositores y productores tanto aspirantes como consagrados, Madonna se topó con la cinta de un álbum del autor/productor Mirwais Ahmadzaï. Salvo para los amantes de los raves, Mirwais es prácticamente un desconocido para los aficionados americanos a la música pop.

Madonna pensó: "Esto es el sonido del futuro. Tengo que conocer a esta persona. Nos encontramos, y tuvimos buena química. Y eso es exactamente lo que ocurrió también con William Orbit". En el transcurso de una entrevista concretada por Guy Oseary, Madonna y Mirwais conectaron tan bien que ella decidió que ''el sonido del futuro'' sería así mismo el sonido de su próximo álbum.

Al cabo de tres semanas de estrecharse la mano, ambos estaban juntos en el estudio; la mayor parte de la música se grabó en Londres, y las sesiones comenzaron en septiembre de 1999. A finales de enero de 2000, el disco estaba casi terminado.

Una vez completado el trabajo, entre Londres, Los Ángeles y Nueva York; el 19 de septiembre del 2000 se publicó Music, un paisaje funk pop electrónico en el que la emoción remilgada y a menudo indiferente de Madonna suele ser la única cosa viva. Music, con todos sus artilugios dominantes, no sería nada si no fuese apasionado.

Entre los temas incluidos para su inclusión final en el CD figuraban Impressive Instant, repleto de sonidos abstractos y grooves enérgicos concebidos para hacer lo que el estribillo sintetizado sugiere, poner al oyente en trance, y Amazing, una colaboración de Orbit estilizada, uptempo e impulsada por guitarra que bien pudiera ser el primo musical de Beautiful Stranger. También incluyó I Deserve It, una melancólica balada de guitarra acústica obviamente dedicada a Guy Ritchie.

Por supuesto, el tema insignia del proyecto sería también su primer single, Music. La canción es un chorro de funk pop electrónico, un himno dance que mira hacia el futuro mismo.

No sorprendió a nadie el hecho de que el Music alcanzara el número uno en septiembre de 2000, después de seis semanas en la lista Billboard. Este hit demostró, una vez más, que, a diferencia de muchos de sus colegas, Madonna es capaz de someter a su voluntad la idea de lo que deberían de hacer las estrellas del pop conocidas. Sigue haciendo música contemporánea que sacude el mundo, y lo hace a pesar del predominio de la música alternativa, las bandas de chicos y las afortunadas imitadoras de Madonna, muchas de las cuales han diseñado su carrera a imagen y semejanza de la chica materialista original.

El segundo single, Don't Tell Me, se basó en la imagen de vaquera del álbum mientras que en What It Feels Like For A Girl, Madonna aparece como una violenta mujer descontrolada. Impressive Instant, el tema que iba a ser lanzado como cuarto single, aunque muy prometedor, nunca tuvo una publicación oficial y sólo se distribuyeron remixes promocionales a los clubes, aunque logró ubicarse al igual que el resto de los singles, en el número uno del Hot Dance/Club Play de Billboard por dos semanas. En Asia y Australia se incluyó un segundo bonus track luego de American Pie, llamado Cyber-Raga, una canción de Madonna en sánscrito.

A finales de septiembre del 2000, Madonna celebró la publicación de su nuevo álbum Music con una fiesta meticulosamente concebida para conciliar la Madonna nueva y serena del nuevo milenio con la Madonna original y alocada de los ochenta. A tal efecto, el entorno de la estrella reservó Catch One, un club notorio, desvencijado, funky, negro y gay situado cerca de la comunidad étnica del centro-sur de Los Ángeles.

Music fue un hit en las listas de éxito de los álbumes, debutando en el #1 en 23 países, entre ellos Canadá, Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos. En su primera semana vendió 420.000 copias en Estados Unidos, en aquel entonces era el cuarto debut más alto entre las artistas femeninas desde mayo de 1991. A la fecha, Music ha vendido 15 millones de copias. En noviembre del 2005, fue certificado triple disco de platino en Estados Unidos, mientras que para el 2002 fue certificado 5 veces platino en el Reino Unido.





American Pie - 28 de febrero, 2000 (single del soundtrack de The Next Best Thing)
Music - 21-22 de agosto, 2000
Don't Tell Me - 21 de noviembre, 2000 en Europa / 16 de enero, 2001 en EE.UU.
What It Feels Like For A Girl - 17 de abril, 2001 Europa / 1 de mayo, 2001 EE.UU.
Impressive Instant - 18 de septiembre, 2001 (sólo promocional)




American Pie

Music

Don't Tell Me

What It Feels Like For A Girl

Paradise (Not For Me)




Mtv Europe Music Awards 2000 - Mejor Artista Femenina 
Grammy Awards 2001 - Mejor empaque de grabación (Kevin Reagan)
International Dance Music Awards 2001 - Mejor Álbum 12" Pop/Dance
Danish Music Awards 2001 - Mejor Álbum Internacional
Golden Giraffe Awards 2001 - Mejor Álbum Pop Internacional del Año
Brit Awards 2001 - Mejor Artista Femenina Internacional 
Capital FM Awards 2001 - Artista Solista Internacional Favorito
Edison Awards 2001 (Holanda) - Mejor Artista Femenina Internacional
Premios Amigo 2001 - Mejor Artista Femenina Internacional
Grammy Awards 2001 - Mejor Álbum Pop Vocal (nominación)
Shammy Awards 2001 - Mejor Álbum Pop (nominación)
Italian Music Awards 2001 - Mejor Artista Femenina Internacional (nominación)
Italian Music Awards 2001 - Mejor Álbum Internacional (nominación)
Top Of The Pops 2001 - Mejor Acto Pop (nominación)
Mtv Asia Music Awards 2001 - Mejor Artista Femenino (nominación)
VH-1 Awards 2001 - Mi Artista Femenina Favorita (nominación)




Madonna: voz, guitarras
Steve Sidelnyk: batería
Guy Sigsworth: guitarra, teclados
William Orbit: teclados, guitarra, programación, coros
Mirwais Ahmadzai: teclados, guitarra, programación

Productores: Madonna, Mirwais Ahmadzai, William Orbit, Guy Sigsworth, Mark "Spike" Stent
Ingenieros de Sonido: Jake Davies, Mark Endert, Geoff Foster, Sean Spuehler
Asistentes de Ingenieros: Tim Lambert, Chris Ribando, Dan Vickers
Ingeniero de Cuerdas: Geoff Foster
Mezcla: Mark "Spike" Stent
Masterización: Tim Young
Programación: Guy Sigsworth, Sean Spuehler
Arreglos de cuerdas en "Don't Tell Me": Michel Colombier
Dirección de arte: Kevin Reagan
Diseño: Matthew Lindauer, Kevin Reagan
Fotografía: Jean-Baptiste Mondino